Galletas japonesas de té verde matcha


Galletas japonesas de té verde matcha

Seguro que escuchaste hablar de todos los beneficios del té verde.

Lo que seguro no sabías es que es un ingrediente perfecto para preparar unas galletas realmente espectaculares!

Si! Leíste bien! Galletas de té verde!! Super sabrosas y fáciles de preparar!

Cargando...

QUÉ TIENEN DE BUENO ESTAS GALLETAS DE TÉ VERDE

Si me haces caso y te decides a probar estas galletas, te puedo asegurar que se puede convertir en una de tus recetas favoritas!

Cuando las prepares, te vas a dar cuenta que resulta muy fácil de adaptar para una variedad de sabores y colores naturales llamativos .

La propuesta de hoy no solo incluye té verde matcha, también incluye una exquisita preparación de amaretti!

El sabor de estas galletas es tan cautivador como el color, con un toque de té verde matcha para complementar la esencia natural de almendra.

Y para aquellos de ustedes que piensan que el matcha es amargo, hay suficiente azúcar en estas galletas para negar esa amargura por completo.

Los adorables bordes masticables de estas galletas dan lugar a un suave y mazapán en el medio.

¿Quieres ver cómo se hacen estas increíbles galletitas?

COMO HACER LAS GALLETAS DE TÉ VERDE

★★★★★

  • Tiempo de preparación: 20 minutos
  • Tiempo de cocción: 30 minutos
  • Tiempo total: 50 minutos

Ingredientes:

  • 2 1/4 tazas (200 g) de harina de almendras o almendras molidas muy finas, tamizadas
  • 1 taza (200 g) de azúcar granulada
  • 1 cucharada (5g) de polvo matcha
  • pizca de sal
  • 2 claras de huevo grandes (aproximadamente 60 gramos)
  • 1/4 cucharadita de jugo de limón
  • 1/2 cucharadita de extracto de almendras
  • azúcar de pastelería, según sea necesario

Direcciones:

  1. Precaliente el horno a 150 grados.Apile dos bandejas para hornear (apilar dos bandejas para hornear evita que el fondo de las galletas se vuelva demasiado marrón). Forrar con papel cocinar o con una esterilla de silicona para hornear.
  2. En un recipiente grande, bata la harina de almendras, el azúcar, el matcha y la sal hasta que se incorporen uniformemente.
  3. En un tazón o en el tazón de una batidora con el accesorio para batir, bata las claras de huevo y el jugo de limón hasta que mantengan los picos blandos.
  4. Agregue las claras de huevo batidas y el extracto de almendra a los ingredientes secos y revuelva hasta que la mezcla forme una masa suave y pegajosa, amasando con las manos si es necesario. No hay necesidad de ser gentil aquí, no estamos haciendo macarrones.
  5. Espolvoree ligeramente sus manos con azúcar en polvo. Use una pequeña bola para galletas para dividir la masa en bolitas de poco máss de 2 cm. Enrollar en una bola suave y luego en azúcar en polvo. Colóquelo en hojas de hornear forradas de pergamino o silicona, dejando 2 cm de espacio entre las galletas.
  6. Hornee de 30 a 35 minutos hasta que la parte superior esté agrietada y la parte inferior apenas esté dorada (si NO está usando bandejas de galletas dobladas, sus galletas se dorarán mucho más rápido y probablemente sólo necesitarán 25 minutos, así que vigílelas de cerca). Si prefieres galletas más crujientes, puedes darles 5 minutos más o hasta que la parte superior empiece a dorarse también. Retire del horno y deje enfriar unos minutos, luego transfiera a rejillas de alambre para que se enfríe completamente.
  7. Las galletas se conservarán a temperatura ambiente en una bolsa o recipiente hermético, durante un máximo de 5 días.

Las claves para disfrutar estas galletas al máximo

Serían perfectos servidos con un tazón de té verde matcha o incluso con un espumoso latte matcha por la mañana (o a cualquier hora del día, en realidad) . Diablos, hasta serían geniales con una taza de café.

Las espolvoreé con una capa más gruesa de azúcar en polvo que las variaciones anteriores, ya que decidí que me gustaba mucho la forma en que el color resalta en las grietas. Pero ciertamente se podría hacer una capa más ligera de azúcar en el exterior y más del verde se vería a través.

Estas galletas son súper rápidas y fáciles de hacer, y son mejores cuando están frescas.

Dicho esto, si quieres hacer un poco antes de tiempo, puedes congelar bolas de masa (sin el recubrimiento de azúcar en polvo), y luego hornear.

Pueden necesitar uno o dos minutos más si se hornean de congelados, y pueden ser un poco menos crujientes que los horneados de frescos.

Después de hornear, las galletas se conservan bastante bien en un recipiente hermético durante unos 5 días, después de lo cual empiezan a secarse un poco y no son tan deliciosas (aunque todavía son perfectamente comestibles).

Al hornearlas en un juego de bandejas de galletas apiladas (dos bandejas de galletas idénticas, una encima de la otra) hace que la galleta se hornee de manera más uniforme y sea más masticable.

Las dos fuentes sirven como aislamiento, esencialmente, evitando que el fondo se ponga demasiado marrón antes de que el resto de la galleta esté hecho.

Si en su lugar utiliza una sola bandeja para hornear, probablemente sólo necesitará hornearlas de 22 a 25 minutos.

5/5 (1 Review)
Cargando...

Like it? Share with your friends!

Hola te invitamos a conocer QUE DIVINO ¡El sitio en dónde está todo lo que te gusta! QUIERO VER